Salida a "El Molino" (Ocón). 3-ene-2013

publicado a la‎(s)‎ 4 ene. 2013 19:38 por Diego Cubero
El Molino (Ocón). 3-ene-2013

Hola.

Como sabéis, Javier y yo fuimos al Molino. La noche era espectacular. No podíamos pedir más. Frío, el justo, viento el mínimo, sin luna y un silencio sepulcral. Antonio nos llamó más tarde, pero ya estábamos allí. Lo sentimos mucho.
Por el camino ya sabíamos que íbamos a disfrutar, Al este, Orión nos acompaño hasta el destino. Nada más llegar y después de unos minutos de ensimismamiento (no se si existe la palabra) nos dispusimos a instalar el telescopio. Esta vez lo monté inclinando la placa que trae para su uso ecuatorial. Enseguida logramos ponerlo en estación, pues estrellas muy brillantes teníamos para dar y tomar.El resultado de esta configuración, casi nueva para mí, fue sorprendente. Durante toda la noche el telescopio centraba todos los objetos en el ocular, salvo muy pequeñas correcciones, algo que me traía de cabeza, pues en configuración altazimutal no lo conseguía.

Una vez montado y ajustado hicimos parada técnica. Javier había preparado unos bocatas a los que teníamos que incar el diente. Todavía estaban calentitos, mmmm... . Aunque me hubiera olvidado el telescopio en casa, la salida ya había merecido la pena ...

Bueno, a lo que habíamos subido. Víctor nos avisó de que coincidía el máximo de la Cuadrántidas y Nacho ratificó que la lluvia era intensa pues había mucha actividad en "meteor scatter", una técnica que utiliza precisamente las lluvias de estrella fugaces para hacer comunicados a larga distancia, cosas de radioaficionados (esperemos que un día Nacho nos hable del tema, je je). Sin embargo no fué para tanto. Vimos muy pocas y débiles, excepción 
de una que incluso se oyó y otra de muy largo recorrido.

El resto de la noche la dedicamos básicamente en recorrer lo que teníamos delante.

Mención especial para M42 que estaba que se salía. Las nubes de gas muy contrastadas, el trapecio, etc. Mucho tiempo estuvimos con Júpiter. Las bandas estaban super marcadas. Al poco de empezar a observarlo empezó a salir de detrás de Júpiter uno de los satélites, y llegamos a ver la sombra de otro de ellos hacia el polo sur. Después en casa, confirmé lo de la sombra, que era de Ganímedes, y el que salía de detrás, en realidad estaba pasando por delante, pero no lo pudimos apreciar: era Ío. Un error de novato, pues a través del prisma de 90º el Este-Oeste invertido no se corrige y por consiguiente tampoco el giro. En el mismo plano de los satélites había una estrella con magnitud muy parecida a estos, que nos hizo pensar que era uno de ellos. Imagino que es algo normal para unos ojos inexpertos. También aprovechamos para repasar constelaciones, nombres de estrellas, etc., con nuestro super-ultra-hiper-mega láser. Como niños....

En resumidas cuentas la noche fue a pedir de boca. A media noche la brisa desapareció, y la sensación térmica mejoró muchísimo. La estabilidad atmosférica fue sensacional. Valoraría el seeing en I. La nitidez de las imágenes es incomparable a cuando se sale en verano, pero claro, tampoco se puede comparar el confort de la observación.

Como podéis ver quedamos muy satisfechos. Eché de memos un ocular de 10 ó 12 mm, pero pondré remedio en breve. Con la calidad de la noche podría haber duplicado los aumentos con buen resultado, pero eso es una suposición mía. Después de mirar un rato a Júpiter casi quemaba el ojo, del brillo que tenía.

La salida fue un poco precipitada por lo que no pudimos avisar con un poco más de antelación. A ver si la próxima se anima más gente. De verdad que merece la pena, aún con instrumentos y medios modestos lo pasamos muy bien.

Saludos.

Eladio
Celestron Nextar 5SE
ocular Ploss 25mm
Comments