Noticias‎ > ‎

Crónica de un día de "caza"

publicado a la‎(s)‎ 23 oct. 2014 0:30 por Grupo AstroRioja   [ actualizado el 23 oct. 2014 4:24 ]
20 oct 2014 - Eladio Palacio

    Son las 8:00 de la mañana. El despertador suena pero ya llevaba un buen rato despierto pensando en lo que iba a suceder. Aunque por la mañana me tocaba trabajar, por la tarde tenía fiesta y nos íbamos de caza. Sabía que la mañana se me haría larga, pero todo pasa. Una comida rápida y a las 14:15 Javier Lázaro venía a recogernos a Carlos González  y a mí. Todo empezaba el jueves de la semana pasada.

    Víctor Lanchares nos convocaba…
“...el próximo lunes 20 de octubre sobre las 16:00 la ISS transitará por delante del disco solar, vista desde Murillo. Con ese motivo, haremos una salida para intentar fotografiar el evento.”

    Tuve mucha suerte, pues sabía que tendría fiesta, y no me lo iba a perder.

    La ISS es algo muy especial para mí. Había seguido desde el principio todo lo relacionado con ella. Como radioaficionado estaba muy familiarizado con su órbita. Aunque todos los astronautas que la habitan tienen licencia de radioaficionado, son pocos los que de verdad lo son, y cuando sabíamos que alguno de ellos iba a pasar una temporada en la estación nos preparábamos para poder contactar con ellos con nuestras radios. Un equipo modesto bastaba, pero había que pelearse con los que tenían equipos más “pesados”. En realidad es muy fácil escucharlos, no tanto que te escuchen,  pero bueno… eso, otro día.

    Ver la estación a simple vista es muy sencillo. Después del atardecer o antes del amanecer, cuando el pase es bueno, y hay muchos. Mucha gente la habrá visto sin saber siquiera lo que es. Por un momento se convierte en el objeto más brillante del cielo nocturno, con permiso de la Luna. Pero cuando la ves porque sabes la hora exacta y la dirección por la que va a aparecer sientes un hormigueo difícil de explicar a los profanos.  Pero esto era algo muy ansiado por mí, y diferente a lo habitual. Ver la estación a plena luz del día es imposible, la luz cegadora del Sol lo impide. Sin embargo esta técnica lo permite, y no por verla directamente, sino por la poca luz que le roba al Sol. Es lo que llamamos un tránsito. La ISS pasa justo por delante del disco solar y en ese preciso momento hay que hacer la foto y, si la pillas, ver su silueta.

    Había visto muchas fotos de ese tipo en la red, muy buenas, con unos detalles increíbles. Alguna incluso con el transbordador atracado en la estación. Parecía algo inalcanzable pero nunca dejas de pensar en ello. Y de repente surge la posibilidad. A priori es algo complicado, pero cuando te encuentras intentándolo es aún más.

    
Subiríamos dos telescopios, el de Fernando un C8 de 8 pulgadas y el de Víctor, un LX200 de 10, con una canon 1Dx de Antonio y una canon 60Da de Víctor, respectivamente.

    Bien, después de comer a toda velocidad, salíamos a buscar el emplazamiento. Teníamos muy controlada la línea de paso para aproximarnos al máximo a un lugar idóneo donde montar todo y tener sitio para varios coches. Javier y Fernando se dedicaron días antes a la localización del sitio. Gracias a la potente y gratuita web de CALSKY.COM teníamos todo lo necesario para esta tarea. Sin embargo la estación tiene una órbita muy baja y por lo tanto tiene rozamiento con las capas más altas de la atmósfera  que, aunque muy tenues, la frenan y tienen que estar dándole empujoncitos con bastante asiduidad para no acabar cayendo a tierra. Estas correcciones hacen que el camino por donde va a pasar no se puede calcular con mucho tiempo y las variaciones, aunque no demasiado severas pueden arruinar los resultados. Y así ocurrió. Para esta mañana del lunes se había corregido la órbita y la línea de centralidad se había desplazado unos 800 metros al oeste, pero nos fue muy fácil encontrar un sitio adecuado, excepto por la cantidad de moscas y mosquitos que había. Una vez comunicada la situación al resto del equipo no quedaba otra que esperar. Aprovechando el parón, Javier Lázaro nos hizo una demostración de adiestramiento canino con su inseparable amigo “el Antxon”.

    Enseguida llegaron Fernando Ayala, Antonio Ortiz y Javier Guallar. Mientras procedíamos a montar el equipo llegaba Víctor Lanchares y su hijo Ernesto. Con ese ayudante cualquiera…  Misma operación y para las 15:50 aproximadamente ya estábamos más o menos listos. Javier Guallar instaló un prismático para ver el Sol por proyección y allí estaba, magnífico. En las páginas de la Nasa habían anunciado la aparición de una mancha solar extraordinariamente grande. Se veía perfecta… Esto ya merecía la pena por sí solo.

    Comenzamos a sincronizar relojes, pues el control del tiempo es fundamental. CALSKY predecía el paso por el centro del disco solar a las 16:14:37.1 y Fernando aconsejó empezar a “disparar” un par de segundos antes y otro después para asegurarnos. Aún nos dio tiempo a ver el Sol a través del ocular. Qué puedo decir… impresionante. No te cansas de verlo.

    Las alarmas programadas en los móviles empezaron a sonar. Se acercaba el momento. La estación se toma menos de 2 segundos en atravesar el disco solar. Los nervios a flor de piel, el corazón acelerado y la 1Dx configurada a todo lo que da. Llega el momento y click-click click-click click-click … click-click click-click click-click … A mitad de todo esto pasó una sombra por delante del disco. Fernando y yo la vimos más o menos en la misma posición y con la misma dirección;  ¿era eso? Y lo más importante, ¿habíamos disparado cuando pasó? Todo eran dudas.

    
A razón de 14 disparos por segundo hicimos exactamente 111 disparos con la 1DX. No hay equipo de fotografía mejor, pero aun así la cámara cada cierto tiempo se detiene para volcar la ingente cantidad de datos a la tarjeta. Me entró el pánico… ¿y si en uno de esos lapsos de tiempo ha coincidido el paso y no la hemos pillado? No podíamos hacer más.

    Mientras los demás recogían el equipo, Antonio y yo echamos un vistazo rápido a las fotos en la pantalla de la cámara (qué jeta tengo). Había demasiada luz y no veíamos mucho, pero allí no encontrábamos ni rastro de la ISS. Con el miedo en el cuerpo no nos quedaba otra que recoger, marchar y esperar a verlas en el ordenador. Antonio debió ver mi cara de frustración y como era pronto y ya no había nada más que hacer me ofreció subir a su casa y estudiar las fotos. Je je je, no tuvo que insistir. Gracias.

    Y allí estábamos, en su estudio fotográfico, porque no se le puede llamar de otra manera. Hicimos el volcado a ordenador y comenzamos a buscar. Como la foto es la misma, las pasábamos rápidas pensando que se vería mucho mejor y de repente en una serie de 4 fotos apareció, ¡¡¡allí estaba!!!  Adelantando y atrasando las fotos se veía la silueta moverse en línea. La habíamos cazado. Qué respiro y qué alegría.
La verdad, mucho más pequeña de lo que esperaba. Estaba acostumbrado a verla en fotos parciales del Sol por lo que su tamaño aparente cambia mucho. Hicimos unos cuantos revelados y rápidamente enviábamos el resultado por Whatsapp al grupo; sabíamos que había mucha expectación.

    Para esta foto solo retoqué los niveles y el enfoque para resaltar las manchas y la ISS y para que se vea lo más parecido a como se ve a través del ocular del C8. Con Antonio hicimos alguna más dándole un color más amarillo para simular la realidad, también muy bonita.  He montado en una sola foto la posición de la ISS en cada una de las 4 fotos, tal y como veo que lo hacen los que saben en la web. Los datos de las tomas están en la propia foto.

    Por cierto, lo que vimos Fernando y yo debió de ser un pájaro porque no coincidía con lo que salió en la foto.

    Con poco más que decir sólo me queda agradecer a los compañeros de Astrorioja esta iniciativa, y sobre todo por dejarme trastear un equipo tan caro y delicado. ¡Qué atrevidos! He disfrutado como un enano.

    Gracias y hasta la próxima.

Eladio Palacio

    Ahhhh, la foto (pulsa para ampliar):

https://sites.google.com/site/astrorioja/news/_draft_post-6/iss_sol.jpg