Noticias‎ > ‎

La sonda rusa averiada da señales de vida

publicado a la‎(s)‎ 23 nov. 2011 14:22 por Grupo AstroRioja   [ actualizado el 23 nov. 2011 14:24 ]
Phobos-Grunt
La Agencia Europea del Espacio (ESA) ha logrado contactar con la sonda rusa Phobos-Grunt, lanzada con destino a Marte el pasado 8 de noviembre pero que quedó averiada en órbita terrestre al no encenderse sus motores. La estación que la ESA tiene en Perth (Australia) ha captado una señal de la nave interplanetaria. Los especialistas europeos trabajan ahora con los rusos para tratar de mantener las comunicaciones con la sonda.

"Anoche nuestros colegas europeos consiguieron recibir una señal del aparato, lo que significa que está vivo", ha dicho un representante de la industria aeroespacial rusa, en condiciones de anonimato, a la agencia Interfax. El contacto se ha producido horas después de que el subdirector de la agencia espacial rusa, Roscosmos, Vitali Davídov, diera prácticamente por perdido el vehículo.
Las posibilidades de éxito son muy escasas, pero todavía cabe la posibilidad de que los expertos puedan determinar qué falló exactamente y arreglarlo. La Phobos-Grunt aún podría ser reprogramada y orientarse hacia Marte antes de que se produzca un cambio en la alineación de los planetas que haga que la distancia respecto al planeta rojo sea demasiado grande como para salvarla.
La sonda Phobos-Grunt fue lanzada el pasado 8 de noviembre desde la base de Baikonur (Kazajstán) con el objetivo de enviar un pequeño módulo a la luna Fobos de Marte para tomar una muestra allí y enviarla en una cápsula a la Tierra, para llegar en 2014, lo que supondría un hito en la exploración del planeta rojo.

De seguir descontrolado y no poder establecerse un contacto permanente con él, el aparato, de 12 toneladas, caerá en la Tierra. Los expertos internacionales en dinámica orbital ya están calculando dónde y cuándo podría precipitarse. Todo apunta hacia algún momento entre finales de noviembre y mediados de diciembre, y el NORAD (Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial, en sus siglas inglesas) indica el 26 de este mes como fecha más probable, según informa Russianspaceweb.com. Como el cohete Zenit colocó la sonda en órbita con una inclinación de 51 grados sobre el ecuador, la caída al suelo se produciría en algún lugar situado entre los 51 grados Norte y los 51 Sur.

Al entrar en la atmósfera terrestre, la Phobos-Grunt se destruiría prácticamente entera, incluidas las 10 toneladas de combustible tóxico (hidracina y tetróxido de nitrógeno como oxidante) que lleva, y al suelo llegarían solo fragmentos. Pero entre esos fragmentos habría uno diseñado precisamente para resistir la entrada en la atmósfera de nuestro planeta y llegar íntegro al suelo: la cápsula que traería las muestras tomadas en la luna marciana Fobos.

Por Fernando Ayala