Noticias‎ > ‎

Marte es demasiado seco para albergar vida

publicado a la‎(s)‎ 15 feb. 2012 15:46 por Grupo AstroRioja   [ actualizado el 15 feb. 2012 15:46 ]
Las hipótesis sobre si hubo (o puede haber) vida en Marte suben y bajan según se van acumulando conocimientos científicos. Ahora, mientras el robot Curiosity de la NASA viaja hacia el planeta vecino con la misión de investigar las condiciones de habitabilidad (no es su misión buscar vida ni lleva instrumentos para ello), un equipo científico que ha estado tres años analizando datos de la misión anterior de la NASA, la Phoenix, concluye la superficie de Marte ha sido demasiado árida durante los últimos 600 millones de años para la supervivencia de cualquier forma de vida.

Tom Pike (Imperial College de Londres) y sus colegas han analizado una por una las partículas que recogió, excavando un poco en el suelo, el brazo articulado de la Phoenix y colocándolas ante un microscopio óptico (los granos de arena más grandes) y un microscopio de fuerza atómica (las partículas de polvo más pequeñas). La Phoenix (2008) era un módulo fijo que descendió al suelo en un punto del casquete polar norte del planeta rojo.

El suelo marciano pudo estar expuesto al agua un máximo de 5.000 años.

“Hemos descubierto que, aunque hay hielo abundante, Marte ha sufrido una supersequía que puede haber durado cientos de millones de años”, señala Pike en un comunicado del imperial College. “Creemos que el Marte que conocemos hoy contrasta radicalmente con su historia primitiva, que tuvo períodos más templados y más húmedos tal vez más aptos para la vida. “Futuras misiones planeadas por la NASA y la ESA (Agencia Europea del Espacio) tendrán que perforar más profundamente para buscar evidencias de vida, que puede están aún refugiada en el subsuelo”.

Los investigadores, que dan a conocer sus resultados en la revista Geophysical Research Letters, han buscado partículas microscópicas de arcilla entre los granos de arena de las muestras de la Phoenix. Los granos se arcilla se forman cuando el agua rompe las rocas y son un importante marcador del contacto entre el suelo y agua líquida. Pike y sus colegas no lo han encontrado. Además, han calculado que incluso si algunas de las partículas analizadas fueran arcilla, supondrían menos del 0,1% del total de muestras del suelo. En la Tierra, por el contrario, los granos de arcilla suponen el 50% o más del suelo, así que la mínima proporción marciana sugiere que la superficie allí tiene una historia muy seca. Según sus estimaciones, y en comparación con los procesos geoquímicos terrestres, el suelo marciano analizado sólo habría estado expuesto al agua durante un máximo de 5.000 años, un tiempo demasiado corto como para que la vida dejase su impronta allí. El planeta vecino pudo ser un mundo templado y húmedo hace más de 3.000 millones de años.


Por Fernando Ayala