Noticias‎ > ‎

La NASA enviará una aeronave para explorar Titán

publicado a la‎(s)‎ 9 jul. 2019 9:01 por Javier Sarramian

Aterrizaje Dragonfly

Ilustración artística de la nave Dragonfly durante su aterrizaje. Crédito: NASA/JHU-APL.

La NASA ha anunciado que su próximo destino en el Sistema Solar es Titán, un mundo único y orgánicamente rico. En nuestra búsqueda de los bloques fundamentales de la vida, la misión Dragonfly volará para obtener muestras y examinar distintos lugares alrededor de esta luna de Saturno.

Dragonfly será lanzada en 2026 y llegará a su destino en 2034. La aeronave volará a docenas de prometedoras ubicaciones en Titán para buscar procesos químicos prebióticos comunes tanto en la Tierra como en Titán. Dragonfly marcará la primera vez que la NASA vuele un vehículo científico multirrotor​ en otro planeta; tiene ocho rotores y vuela como un enorme dron. Aprovechará la densa atmósfera de Titán –cuatro veces más densa que la de la Tierra– para convertirse en la primera nave en volar con su carga científica completa a nuevos lugares en la superficie.

Titán es un análogo de la Tierra primitiva y puede proporcionar pistas acerca de cómo pudo haber surgido la vida en nuestro planeta. Durante si misión prevista de 2,7 años, Dragonfly explorará diversos ambientes, desde dunas orgánicas al suelo de un cráter de impacto donde el agua líquida y los materiales orgánicos complejos claves para la vida en algún momento existieron juntos durante posiblemente decenas de miles de años. Sus instrumentos estudiarán cuánto pudo haber progresado la química prebiótica. También investigarán las propiedades atmosféricas y superficiales de la luna y su océano subsuperficial y reservas líquidas. Adicionalmente, los instrumentos buscarán evidencia química de vida pasada o presente.

Dragonfly aprovechará los 13 años de datos de Cassini para elegir un periodo climático tranquilo para aterrizar, junto con un sitio de aterrizaje inicial seguro y objetivos científicamente interesante. Primero aterrizará en los campos de dunas ecuatoriales “Shangri-La” que son similares a las dunas lineales de Namibia y ofrecen una ubicación para obtener muestras diversas. Dragonfly explorará esta región con vuelos cortos, acumulando una serie de vuelos más largos de hasta 8 km, deteniéndose en su camino para tomar muestras de áreas de geografía diversa. Finalmente, llegará al cráter de impacto Selk, donde hay evidencia de agua líquida en el pasado, compuestos orgánicos –las moléculas complejas que contienen carbono combinado con hidrógeno, oxígeno y nitrógeno– y energía, que juntos conforman la receta de la vida. Al final, la sonda volará más de 175 km, casi el doble de la distancia viajada por todos los rovers marcianos a la fecha.

Titán tiene una atmósfera basada en el nitrógeno como la Tierra. A diferencia de nuestro planeta, Titán tiene nubes y lluvias de metano. Otros compuestos orgánicos se forman en la atmósfera y caen como nieve ligera. El clima y los procesos superficiales de la luna han combinado compuestos orgánicos complejos, energía y agua, similar a lo que pudo haber generado la vida en la Tierra.

Titán es más grande que Mercurio y es la segunda luna más grande del Sistema Solar. Como orbita Saturno, se encuentra a 1.400 millones de km del Sol, unas 10 veces más lejos que la Tierra. Debido a que está tan lejos del Sol, su temperatura superficial es de unos -179 grados Celsius. Su presión superficial es también 50% más alta que la de la Tierra.

Dragonfly fue seleccionada como parte del programa New Frontiers de la NASA, que incluye la misión New Horizons a Plutón y el cinturón de Kuiper, Juno a Júpiter y OSIRIS-REx al asteroide Bennu. Dragonfly es liderada por la investigadora principal Elizabeth Turtle del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland. New Frontiers apoya misiones que han sido identificadas como máximas prioridades para explorar el Sistema Solar por la comunidad planetaria.

Fuente: NASA

Más...

Comments