Noticias‎ > ‎

La NASA logra almacenar las muestras recogidas en el asteroide Bennu tras un fallo que puso en peligro la misión

publicado a la‎(s)‎ 30 oct 2020 5:00 por Javier

La NASA anunció este jueves que su sonda espacial OSIRIS-REx ha logrado finalmente almacenar en una cápsula hermética las muestras de piedra y polvo recogidas en el asteroide Bennu la semana pasada, después de que un fallo en el cierre del compartimento de recogida pusiera en peligro la misión.

"Hemos terminado esta operación con éxito", informó el director del proyecto, Rich Burns. Según explicó la NASA, el equipo de la misión pasó dos días trabajando las veinticuatro horas para llevar a cabo el procedimiento de estiba.

La agencia espacial señaló que para que la nave pudiese realizar cada paso de la secuencia de almacenamiento, el equipo tuvo que evaluar las imágenes y la telemetría de cada paso anterior y confirmar que todo iba saliendo bien. Dado que OSIRIS-REx se encuentra actualmente a más de 320 millones de kilómetros de la Tierra, esto requirió que el equipo también trabajara con un retraso de tiempo superior a 18,5 minutos.

La NASA ya anunció el pasado viernes que las muestras recogidas por la OSIRIS-REx sobre la superficie del asteroide Bennu son "más que suficientes". La sonda recogió las muestras el pasado martes, pero se estaba a la espera de que se confirmase si se habían alcanzado los 60 gramos que se habían marcado como objetivo mínimo.

En un comunicado, la NASA confirmó que pudo comprobar a través de imágenes enviadas por la sonda que el recolector de muestras estaba lleno y que lo recogido es "más que suficiente".

La agencia detalló asimismo que se estaban perdiendo lentamente algunas partículas debido a que piezas más grandes no habían permitido que el recolector se sellase del todo.

Por ese motivo la NASA anunció que cancelaba la prueba que tenía que hacer durante el fin de semana para medir el tamaño de la muestra, y que después procedería a almacenarla directamente para que no se perdiese más.

"Aunque es posible que tengamos que movernos más rápido para almacenar la muestra, no es un problema grave. Estamos muy emocionados de ver lo que parece ser una muestra abundante", dijo entonces el administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen.

La OSIRIS-REx llegó a Bennu el 3 de diciembre de 2018 y empezó a orbitar el asteroide el 31 de ese mismo mes, tras un trayecto de más de cuatro años, ya que fue lanzada en septiembre de 2016 de Cabo Cañaveral.

El martes pasado la sonda contactó con el asteroide y arrojó nitrógeno comprimido sobre su superficie para levantar polvo y grava para recogerla para la muestra.

La NASA destacó entonces que el asteroide Bennu "ofrece a los científicos una ventana al sistema solar primitivo, ya que empezó a tomar forma por primera vez hace miles de millones de años y arroja ingredientes que podrían haber ayudado a sembrar la vida en la Tierra".

Si la misión se confirma exitosa, en marzo de 2021 -la próxima vez que Bennu se alinee con la Tierra de forma adecuada- la OSIRIS-REx emprenderá su vuelta. Su aterrizaje en paracaídas está previsto para el 24 de septiembre de 2024 en el desierto de Utah (EE UU).

Más...

Comments