Noticias‎ > ‎

3 cosas que InSight nos ha enseñado sobre Marte

publicado a la‎(s)‎ 20 ene 2021 4:01 por Javier

InSight

Ilustración artística de InSight y sus instrumentos. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

El módulo InSight (Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) de la NASA aterrizó en Marte en noviembre de 2018 para estudiar el interior del planeta. Poco más de un año marciano después, el aterrizador había detectado más de 480 sismos y recolectó los datos climáticos más completos de cualquier misión enviada a Marte.

Se cree que hubo un momento en que las superficies de Marte y la Tierra eran muy similares. Ambos eran cálidos, húmedos y rodeados por gruesas atmósferas. Pero hace unos 3.000 o 4.000 millones de años, estos dos mundos tomaron caminos diferentes. La misión de InSight ha sido ayudar a los científicos a comparar la Tierra con su hermana oxidada. Estudiar de qué están hechas las profundidades de Marte, cómo se estratifica ese material y cuán rápido se filtra el calor, podría ayudar a los científicos a comprender mejor cómo los materiales con los que nace un planeta podrían hacer más o menos probable que pueda sustentar vida.

Mientras la misión de InSight continúa, aquí hay tres cosas que la misión nos ha enseñado sobre nuestro planeta vecino.

Los sismos pequeños son la norma

El sismómetro de InSight (Seismic Experiment for Interior Structure, SEIS) es lo bastante sensible para detectar pequeños movimientos desde grandes distancias. Pero no fue hasta abril de 2019 que los sismólogos detectaron el primero en Marte. Desde entonces, Marte ha temblado con frecuencia, pero suavemente, con sismos que no superan la magnitud 3,7.

La falta de terremotos superiores a magnitud 4 representa un misterio, considerando la frecuencia con que el Planeta Rojo tiene sismos menores. Esto podría decirnos que Marte es más estático de lo anticipado o que InSight aterrizó en un periodo especialmente tranquilo.

Los sismólogos esperarán pacientemente esos sismos mayores a fin de estudiar las capas bajo la corteza.

El viento puede ocultar sismos

Una vez que InSight comenzó a detectar sismos, se volvieron tan regulares que, en un momento, ocurrían cada día. Luego, a finales de junio de 2020, las detecciones se detuvieron. Solo cinco sismos fueron detectados entre septiembre y diciembre de 2020.

Sismómetro InSight

Movimiento de nubes en el cielo sobre el sismómetro de InSight (SEIS). Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Los científicos creen que el viento de Marte es responsable de estos periodos sísmicamente tranquilos: alrededor de junio el planeta entró en la estación más ventosa del año marciano. El equipo de la misión sabía que los vientos podrían afectar el sensible sismómetro de InSight, que está equipado con un escudo protegido contra el viento y el calor. Pero el viento sigue sacudiendo el suelo y crea ruido que cubre los temblores. Esto podría haber contribuido a lo que parece ser el largo silencio sísmico antes del primer temblor, ya que la misión aterrizó cuando una tormenta de polvo regional se estaba asentando.

Ondas superficiales faltantes

Todos los sismos tienen dos grupos de ondas internas, que son las ondas que viajan a través del interior del planeta: ondas primarias (ondas P) y ondas secundarias (ondas S). También se propagan a lo largo de la parte superior de a corteza como parte de una tercera categoría, llamada onda superficial.

En la Tierra, los sismólogos usan las ondas superficiales para aprender más acerca de la estructura interna del planeta. Antes de ir a Marte, los sismólogos de InSight esperaban que estas ondas ofrecieran vistazos de hasta 400 km bajo la superficie, en una capa bajo la corteza llamada manto. Pero Marte continúa ofreciendo misterios: de los cientos de sismos, ninguno ha incluido ondas superficiales.

En la Luna tampoco se detectan ondas superficiales. La seca corteza lunar está más fracturada que la de la Tierra y Marte, causando que las ondas sísmicas reboten en un patrón más difuso que puede durar más de una hora. La falta de ondas superficiales en Marte puede estar relacionada con fracturas extensas en los 10 km bajo InSight. También podría significar que los sismos que InSight detectó provienen desde las profundidades del planeta, ya que no producirían ondas superficiales fuertes.

Por supuesto, desenredar estos misterios es de lo que se trata la ciencia, y vendrá más con InSight.

Fuente: Jet Propulsion Laboratory

Más...

Comments