Noticias‎ > ‎

Apophis no representa riesgo en el futuro cercano

publicado a la‎(s)‎ 30 mar 2021 4:00 por Javier

Apophis, marzo de 2021

Imágenes de Apophis obtenidas los días 8, 9 y 10 de marzo de 2021 por la antena del complejo Goldstone y el telescopio Green Bank. Crédito: NASA/JPL-Caltech y NSF/AUI/GBO.

Después de su descubrimiento en 2004, el asteroide Apophis ha sido identificado como uno de los asteroides más peligrosos que podrían impactar la Tierra. Pero ese riesgo de impacto ha cambiado a medida que los astrónomos han estudiado a Apophis y determinado su órbita con mayor precisión.

Ahora, los resultados de una nueva campaña de observación por radar combinada con análisis precisos de su órbita ayudaron a los astrónomos a concluir que no hay posibilidad de que Apophis impacte nuestro planeta durante al menos un siglo.

Con un diámetro de aproximadamente 340 metros, Apophis rápidamente ganó notoriedad como un asteroide que podría representar una amenaza seria para la Tierra cuando los astrónomos predijeron que se acercaría demasiado en 2029. Gracias a observaciones adicionales de este objeto cercano a la Tierra (“near-Earth object”, NEO), el riesgo de un impacto en 2029 fue descartado, así como también el riesgo potencial de un impacto en su acercamiento de 2036. Sin embargo, hasta este mes, aún existía una pequeña posibilidad de impacto en 2068.

Cuando Apophis tuvo un paso cerca de la Tierra a comienzos de marzo, los astrónomos usaron la oportunidad para usar poderosas observaciones de radar para refinar la estimación de su órbita alrededor del Sol con extrema precisión, permitiéndoles descartar con seguridad cualquier impacto en 2068 y en los años siguientes.

“Un impacto en 2068 ya no está dentro de las posibilidades y nuestros cálculos no muestran ningún riesgo de impacto por al menos los próximos 100 años”, dijo Davide Farnocchia del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA. “Con el apoyo de observaciones ópticas recientes y observaciones adicionales de radar, la incertidumbre en la órbita de Apophis ha bajado de cientos de kilómetros hasta solo un puñado de kilómetros cuando se proyecta para 2029. Este conocimiento enormemente mejorado de su posición en 2029 proporciona más certeza de su movimiento futuro, así que ahora podemos quitar a Apophis de la lista de riesgos”.

Farnocchia se refiere a la tabla Sentry de riesgos de impactos de CNEOS. La tabla lista los pocos asteroides cuyas órbitas los llevan tan cerca de la Tierra que un impacto no puede ser descartado. Con los últimos resultados, esta tabla ya no incluye a Apophis.

Basándose en telescopios ópticos y radares terrestres para ayudar a caracterizar la órbita de cada NEO conocido para mejorar las evaluaciones de peligros a largo plazo, CNEOS calcula órbitas de alta precisión en apoyo a la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria de la NASA.

Oportunidad científica

Para llegar a los últimos cálculos de Apophis, los astrónomos usaron la antena de radio de 70 metros del Complejo de Comunicaciones de Espacio Profundo de Goldstone cerca de Barstow (California), para rastrear con precisión del movimiento de Apophis. “Aunque Apophis tuvo una aproximación cercana a la Tierra, se encontraba a 17 millones de kilómetros de distancia. Incluso así, fuimos capaces de obtener información increíblemente precisa acerca de su distancia con una precisión de aproximadamente 150 metros”, dijo Marina Brozovic, quien lideró la campaña de radar.

Goldstone también trabajó en colaboración con el telescopio Green Bank de 100 metros en Virginia Occidental con la finalidad de obtener imágenes de Apophis; Goldstone estaba transmitiendo mientras Green Bank recibía, un experimento “biestático” que dobló la fuerza de la señal recibida.

Aunque las imágenes de Apophis se ven pixeladas, tienen una resolución de 38,75 metros por píxel, “lo que es una resolución notable considerando que el asteroide se encontraba a 17 millones de kilómetros, o alrededor de 44 veces la distancia Tierra-Luna”, añadió Brozovic.

A medida que el equipo analice en profundidad sus datos, también esperan aprender más acerca de la forma del asteroide. Observaciones de radar previas han sugerido que Apophis tiene una apariencia “bilobulada” o similar a un maní. Esta es una forma relativamente común entre los asteroides cercanos a la Tierra con diámetros superiores a 200 metros; al menos uno de cada seis tiene dos lóbulos.

Los astrónomos también están trabajando para desarrollar una mejor comprensión de la velocidad de rotación y el eje sobre el que gira el asteroide. Esto les permitirá determinar la orientación que el asteroide tendrá con la Tierra cuando se encuentre con el campo gravitacional de nuestro planeta en 2029, lo que podría cambiar su giro e incluso causar “terremotos de asteroide”.

El 13 de abril de 2029, Apophis pasará a menos de 32.000 km de la Tierra, más cerca que los satélites geosíncronos. Durante el acercamiento de 2029, el asteroide será visible para observadores en el hemisferio oriental sin la necesidad de telescopios o binoculares. También será una oportunidad sin precedentes para que los astrónomos tengan una vista cercana de una reliquia del Sistema Solar que ahora es solo una curiosidad científica y no un riesgo inmediato para nuestro planeta.

“Cuando comencé a trabajar con asteroides después de la universidad, Apophis era el símbolo de asteroides peligrosos”, dijo Farnocchia. “Hay un cierto sentido de satisfacción de verlo removido de la lista de riesgos, y estamos ansiosos por la ciencia que podríamos descubrir durante su acercamiento en 2029”.

Fuente: NASA

Más...

Comments